POSTS DE ARABAT

sábado, 13 de noviembre de 2010

LA HORA DE TODO UN CAMPEÓN

Lo que parecía una moda pasajera, cada día más se está convirtiendo en una verdadera constatación: la extraordinaria y meteórica cosecha de títulos que el deporte español nos continúa brindando. Si la semana pasada era el joven piloto de motos en 125 cc, Marc Márquez, el que completaba junto a Toni Elías (en Moto2) y a Jorge Lorenzo (en MotoGP) el trío de ases en el Campeonato del Mundo de Motociclismo, mañana domingo, el actual líder en F1, Fernando Alonso, podría sumarse en Abu Dabi a esta senda de triunfos, en este caso dentro del mundo del motor.

Y no es sólo que Alonso tenga muchas posibilidades de ganar… ¡es que estamos convencidos de que va a lograr este año su tercer título de campeón! Sin duda, este convencimiento y un halo de buenas vibraciones pululan estos días por el box de la escudería Ferrari. Tanto su equipo de ingenieros y mecánicos, como sus patrocinadores (Banco Santander,
Viceroy, Faster, Europcar, Silestone, Cajastur, etc.), están “a muerte” con el asturiano y su espíritu competitivo y de superación. Igual que los miles de aficionados ferraristas que, ataviados con sus gorras, banderas, camisetas y relojes, cuentan con ansiedad las poco más de 24 horas que faltan para la gran cita. ¡Es la hora de Alonso! ¡La hora del campeón!

De hecho, aún en el hipotético caso de que alguno de los dos Red Bull, o Webber o Vettel, o incluso el tampoco descartable Hamilton, se llevaran finalmente el gato al agua, Fernando Alonso seguiría recibiendo todo el apoyo de los que le reconocen como un auténtico fuera de serie. Y todo este reconocimiento no se lo han concedido porque sí, pues el asturiano se lo ha ganado a pulso en su dilatada trayectoria y más aún en esta temporada, en que su remontada en la clasificación ha sido de las que hacen historia.

Todo empezó en el Gran Premio de Mónaco donde, al volante de su flamante F10 (toda una
joya de la ingeniería que ha resultado a la postre como un bólido fiable y muy rápido), pasó de comenzar el último en la parrilla de salida a terminar en sexta posición. Previamente, el piloto español, ante la tristeza en el equipo por esa mala clasificación les había motivado escribiendo una carta personalizada a cada uno de sus ingenieros para conseguir subirles la moral. Un gesto sencillo y “muy humano” que emocionó a los miembros de la escudería italiana y con el que Alonso demostró una vez más su compromiso y su talento para darle la vuelta a una situación comprometida.

De cara a la que será la última cita este año del mundial de F1, además de los miles de aficionados que le arroparán en directo y siguiendo la carrera por televisión, Fernando contará en el circuito de Yas Marina con el inestimable apoyo de su majestad el rey Don Juan Carlos de Borbón, quien podrá desearle suerte en primera persona y en plena parrilla de salida.

Como diría el propio Alonso en uno de sus anuncios de
Viceroy, que le va como anillo al dedo: “No es lo que tengo: es lo que soy”. Pues eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada